Famélica

Recomendada si te toca trabajar este verano mientras todos disfrutan de las vacaciones, si te gusta escaquearte en el trabajo o si te revuelves en la silla cada vez que oyes La Internacional


Hace unos días fuimos a ver Famélica, un proyecto de La Cantera con texto de Juan Mayorga y dirigida por Jorge Sánchez. Se trata de una obra que desde el primer momento nos cuestiona profundamente y nos saca al reivindicativo que todos llevamos dentro. Eso o yo lo llevo a flor de piel. Famélica nos recuerda que pasamos media vida en el trabajo, que muchas veces ese trabajo no se corresponde con ninguna de nuestras pasiones y que renunciamos a ellas porque la tarea que nos permite subsitir en este mundo capitalista no nos deja tiempo para desarrollarlas.

Pero, ¿y si pudiéramos ser felices en nuestro puesto de trabajo? ¿Cómo sería? Pues, seguramente, como nos cuentan en esta obra, no trabajando, formando una sociedad secreta de gente que no dé un palo al agua. Nuevos comunistas, los llaman. Quizá sólo sean personas valientes y con ganas de ser felices que dedican sus ocho horas de jornada a cualquier otro asunto, a sus pasiones, a cualquier nimiedad que les llene más, como aprender latín o afilar cuchillos.

Famélica-770x500

Con una interpretación brillante, los cuatro protagonistas de la obra van desarollando un texto genial, irónico y profundo que nos invita a aprovechar mejor nuestras vidas y a no dejarnos alienar por el trabajo, el modo de vida capitalista y el ritmo frenético actual. Nos proponen un juego curioso. El comunismo, entendido como un sistema al margen del capitalismo, está condenado al fracaso y, por ello, las personas debemos organizarnos para desarrollar un nuevo comunismo dentro del propio sistema, como un virus. ¿Es esto posible? ¿Está toda idea no capitalista abocada al fracaso? Quizá el capitalismo es el máximo desarrollo que podemos alcanzar, quizá estamos predeterminados para ello, crueldad humana y competitividad, prisa y vidas desperdiciadas, falta de tiempo y anhelo por vivir. Un modo de vida que nos deja famélicos, sino de físico, sí de espíritu.

¿Y aquellos que se revelan y no quieren vivir así? Pues seguramente son sólo revolucionarios improbables, excepciones no temidas por el sistema. ¿O no? ¿Podemos hacer algo?

Pues si quieres saber cuál es la respuesta que ofrece esta obra, te animo a ir a verla esta misma semana a la sala principal del teatro Lara ya que está en cartel solo hasta este jueves 30 de julio.

Mi puntuación 4/5

4estrellas

Estela Cayón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s