Los hermanos Karamazov

Recomendada para lujuriosos, trágicos, bondadosos y para todos aquellos que piensan que tienen una familia complicada


Los hermanos Karamazov, una de las obras cumbre de Dostoyevski, se ha convertido en uno de los grandes montajes de la temporada en la escena madrileña. Esta adaptación teatral de José Luis Corbera, dirigida por Gerardo Vera, es tan inmensa, trágica, turbadora y humana como el texto del autor ruso de más de 1.200 páginas.

Durante unas tres horas, los protagonistas nos llevan por los recodos y escondites de cada personaje. El amor, pero sobre todo las relaciones familiares, son los grandes protagonistas. El elenco, capitaneado por Juan Echanove como Fiódor Karamázov, el padre de la familia, nos sumerge desde el primer minuto en un ambiente cargado de rencillas y odios, disputas familiares enquistadas y personalidades enloquecidas que a cada paso anuncian la tragedia. “Todo el mal nos viene de ti. Tú has infectado tu alma y nuestra vida”, afirma Dimitri Karamazov, el hermano mayor, dirigiéndose a su padre.

Las dudas entre lo que es correcto y lo que no, lo aceptado socialmente y cómo encajar en ello con personalidades variadas y complejas lo invade todo. La avaricia, las pasiones, la lujuria, son virtudes y defectos de Fiodor y Dimitri. Mientras que Ivan y Aliosha, los otros dos hermanos, son, respectivamente, un hombre racional y ateo y un místico compasivo. Además, está Smerdyakov, el hijo bastardo, la representación de todas las bondades y maldades del ser humano, de la crueldad y la perversión, y también de la inocencia y la compasión que despierta un ser maltratado.  los hermanos karamazovLos 11 actores hacen un trabajo digno de aplauso, especialmente Echanove y Fernando Gil, que está muy medido en un personaje que se le podía ir de las manos. Markos Marín, Antonio Medina, Antonia Paso, Marta Poveda, Lucía Quintana, Chema Ruiz, Ferran Vilajosona, Eugenio Villota y Abel Vitón, completan el reparto. La luz de Cornejero, la escenografía minimalista y las proyecciones refuerzan los momentos cumbre.

En diversas entrevistas, Echanove y Vera han declarado que si uno de los dos no hubiera tenido el valor de ilusionarse con el reto, hubiera sido imposible llevar adelante este gran proyecto. Una alegría que lo hicieran.

“Si Dios no existe, todo está permitido”, y si todo está permitido, todo puede pasar.

Los hermanos Karamazov puede verse hasta el 10 de enero de 2016 en el Teatro Valle-Inclán (CDN).

Mi puntuación 4/5

4estrellas

Estela Cayón

Anuncios

Un comentario en “Los hermanos Karamazov

  1. […] Sin embargo, no debemos olvidar que cada año el CDN apuesta por montajes enormes, como “Los hermanos Karamazov” de la temporada pasada o “El laberinto mágico” que contaban con un elenco no solo amplio […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s