Sócrates. Juicio y muerte de un ciudadano

Recomendada para los defensores de la democracia pero, sobre todo, para sus detractores, a ver si aprenden algo


El concepto de ciudadanía ha cambiado a lo largo del tiempo. En época de Sócrates, ciudadanos no eran todos. No eran ciudadanos ni los esclavos, ni las mujeres, ni los metecos. Y la propia ciudadanía y la democracia podían resultar sistemas injustos e influenciables. Vamos, como hoy en día.

socrates

La búsqueda de la verdad, la honestidad y la justicia siempre ha estado perseguida. Un anhelo de los hombres (y mujeres) que otros hombres (y mujeres) tratan de evitar, silenciar e influenciar. Y Sócrates pagó por su ello. Por defender la democracia hasta sus últimas consecuencias. Por aceptar sus reglas. Muriendo al ingerir cicuta sin renunciar a sus convencimientos.

La obra que nos presenta Mario Gas, una coproducción del Teatre Romea, del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y del Grec 2015 Festival de Barcelona, indaga sobre estas ideas. La democracia como un sistema imperfecto y que puede ser utilizado para defender los ideales contrarios por los que fue implantada. Las injusticias que comentemos las personas por envidias, creencias, religiones, habladurías y prejuicios. El miedo al otro, a lo diferente, al irreverente. De nuevo, algo que está totalmente de actualidad.

José María Pou, en el papel de Sócrates, realiza un trabajo grande y comedido. Define precisamente la magnificencia de un personaje como éste y lo sitúa a ras de suelo, a la altura de cualquier otro mortal. El resto del elenco, Carles Canut, Amparo Pamplona, Pep Molina, Alberto Iglesias, Ramon Pujol y Guillem Motos apoyan el discurso de Pou con cuidadas intervenciones. Destaca la declamación y la manera de transmitir de todos los personajes. Llegan al espectador de manera natural. La luz y el sonido apoyan toda la obra.

Y el público sale satisfecho de la función. Pese a que es reprendido por comportarse como una masa sin respeto por el actor al usar sus teléfonos móviles y distraer su trabajo. Algo muy de nuestra época también.

Socrates. Juicio y muerte de un ciudadano” podrá verse hasta el 28 de febrero en la sala Fernando Arrabal de las Naves del Español.

Mi puntuación 3/5

3estrellas

Estela Cayón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s